La historia del Coworking

La historia del Coworking

Esperaba en un Coworking una junta con uno de mis clientes más importantes, en el lobby un joven de unos 25 años muy bien vestido platicaba con un hombre mayor entrado en canas, unos sesenta años podría decir

El joven estaba haciendo su pitch … su interlocutor a todas luces su potencia inversor, empezó como ordenan los cánones:

El problema a resolver, siguió con el mercado potencial, el equipo que estaba construyendo la solución, el producto que ofrecían, la propuesta de valor, terminando con las finanzas en números redondos y porcentajes para darle claridad.

¡Casi me pongo de pie, para aplaudirle!

Todo esto sin asomo de vanidad, ni exageración, no uso ningún superlativo, todo controlado y pausado, conocía el producto, el mercado, las finanzas y la posibilidad, pasando por la oferta que estaba haciendo.

¡Seguro cierra estoy en dos minutos! – pensé

Mi cliente me dijo que venía bajando para encontrarnos, le dije que había salido por un café si podíamos vernos en 15 minutos (No creo que este joven necesite más) y aceptó, suspiré aliviado, esperaba saber en que terminaría la conversación … puse atención para saber si me perdí de algo mientras hablaba con mi cliente.

Creo que me perdí de algo importante, porque quién otrora estaba casi eufórico, ahora estaba pálido y casi a punto del desmayo

Hacía apenas unos segundos, la cosa parecía ir muy bien y casi estaba cerrado, ahora si saber la razón, el joven estaba hasta se derrumbó cayendo en el sillón del lobby.

El hombre mayor se le acercó, le puso la mano en el hombro y se fue … no sin antes susurrar algo que no alcancé a escuchar

Algo inusual para mí, es hablar con extraños pero dada la situación del joven, le pregunté
– ¿Estás bien?
Ni siquiera volteó a verme, asintió con la cabeza
– ¡Ese maldito! – dijo fuerte – no por nada es un gran inversionista – añadió –
– ¿Pues que te dijo?
– Solo una cosa … me dijo – el joven se puso de pie, se acomodó un saco que apenas y parecía de su talla, y mientras se iba seguía murmurando la pregunta


¿Tienes un modelo de negocio?