¡La inmediatez es la reina!

¡La inmediatez es la reina!

Hoy fui a comer con Justino, y me contó una anécdota que realmente me ha hecho reflexionar sobre unas bases que yo tenía sólidas, el asunto fue más o menos así:

La semana que acaba de pasar amigo -inició Justino- fui con mi hijo a comer a un restaurante ¿Cuál de los tres amigo? – Interrumpí para ubicar mentalmente la escena- con el pequeño -respondió- el de 5 años amigo -y siguió su relato- y para que tomará idea de como son las normas sociales, lo deje que pidiera la cuenta al mesero, ante lo cuál se emocionó y sonrió, lo hizo con muchos nervios pero siempre de manera amable.

El mesero nos trajo la cuenta, mi hijo atento en todo momento del proceso, es que ahora ¡era dueño del proceso! – cuál product owner dije rápidamente para sumar a la conversación- y ambos reímos de buena gana ante la acotación, sin dejar de asentir con la cabeza, de esa manera que solo dos grandes amigos entienden …

Mi hijo siguió con los ojos al mesero -continuó Justino-, mientras empezaba a tamborilear con sus dedos en la mesa, primera señal reflexioné después amigo – Justino, ante mi cara de no te entiendo, la cuál ya conoce bien mi pobre amigo- es que cuando escuches el final Héctor, entenderás a que me refiero, permíteme por favor continuar -lo dijo en un tono de caballero inglés que me hizo sonreír- acto seguido amigo, llegó el mesero con la cuenta, mi hijo no perdía detalle alguno, su mirada seguía el proceso y su desarrollo con sumo interés, una vez que vi la cuenta, saqué mi cartera para pagar, busqué mi tarjeta de crédito y la puse para que el mesero nos hiciera el cobro correspondiente ….

Ante esta situación, mi hijo con una clara impaciencia, me dijo en un tono plagado de molestia: ¿vas a pagar con tarjeta? y al terminar la expresión hizo una mueca de disgusto, me tomo por sorpresa el hecho de que preguntará la forma de pago y luego el interés del proceso, ante lo cuál tuve que preguntarle: ¿Por qué lo preguntas hijo?

Mi mirada de ternura amigo, no le afecto en lo más mínimo – continuó diciendo Justino – me respondió con esa sencillez que le da a las personas que saben que tienen razón y su interlocutor no es muy avispado (sentí por un momento que se refería a mí, pero así como entro el pensamiento, salió rápidamente)

Si pagas en efectivo es más rápido, si pagas con tarjeta te vas a tardar, en lo que sacas las tarjeta, la meten en la terminal, se conecta para hacer el pago, luego tienes que firmar o poner tu password y es posible que la terminal no funcione rápido … y ya me quiero ir”

El hijo de Justino

¡Amigo! -me dijo Justino con cara de pena- me sentí tan mal de entender que ese concepto tan simple de “tiempo” que es la “otra moneda” con que pagas la interacción, me sentí mal de saber que no entiendo muy bien que quiere el cliente, lo cuál me lleva un aprendizaje que quiero compartir contigo:

<<Todas las familias tienen … un “asesor digital”>>

Justino

Me refiero amigo, que siempre en todas las familias, hay una persona que le “sabe” a esto de la tecnología, generalmente es el más pequeño de la familia, y donde todos acuden para cualquier consulta en relación a estos temas.

Me sentía armado con ese concepto Héctor -dijo en tono confidente mi amigo-, pero me hicieron morder el polvo, cuando mi hijo le pareció una eternidad y deficiente el cobro con tarjeta, ahí aproveché para decirle:

Amigo, el CoDi te va apoyar con eso sabes, con el uso de QR para hacer Pagos Digitales o Cobros Digitales, según sea el actor – Justino respondió con una sonrisa enorme, y dijo:- Puede ser en el proceso con menos fricción, pero cuando ves el mapa completo, se convierte en una buena idea envuelta en una caja frágil y con truco.

La base de este modelo de CoDi es SPEI y su cámara de compensación, me parece que a raíz de lo ocurrido en temas de ciberseguridad, perdió unos puntos importantes de velocidad y credibilidad.

El punto más fino es el fin de este modelo, que me parece que lo ven con la siguiente igualdad:

“Inclusión Financiera = Bancarización (no dicen Fintechización) = Fiscalización”

Justino

Bajo este modelo es complicado amigo, y ahí tuve que interrumpir había llegado mi momento de aportar y así lo hice:

Amigo Justino, disculpa que te interrumpa -empecé diciendo con teatralidad fingida- te cuento una pequeña reflexión que me he hecho el día lunes por favor -¡amigo!, por favor me refirió Justino-

La señora de la esquina que vende fruta, me parece que si puede usar CoDi sin problema, que con ayuda de su “asesor digital” de casa, puede llegar a entender como funciona y empezar a usarlo, ahí no me parece que haya una barrera de adopción, donde si la veo natural y muy inevitable es cuando la señora tenga la siguiente necesidad:

Imagina que ya terminó el día, de manera indudable se requiere invertir de nuevo en mercancía, si le dices a esta señora que para pagar a sus proveedores por la tarde, TIENE que ir al banco o a un corresponsal, es altamente probable que su modelo ya no funcione, como dijiste amigo – le dije para recuperar su atención – el tiempo es una moneda de cambio


Y si vemos todo desde mil pies de altura amigo, vemos elementos de contexto sabes -y por fin asintió Justino en señal de aprobación, me sentía muy bien y gané confianza para decir más- no se trata de pagar o cobrar de manera simple unicamente, se trata de Cash in -/ Cash out del stakeholder señora CEO del negocio de frutas de la esquina.

¡Exacto amigo! – ahora convencido de su afirmación mi amigo Justino – es el asunto justamente, el modelo debe cumplir con varias expectativas, pero todos los stakeholders deben estar involucrados amigo, y te digo algo más:

“La inmediatez es la reina del modelo, no se trata de la digitalización dirigida a millennials, se trata del “como” es su modus operandi, lejos de su identidad y muy cerca de sus hábitos subrugados por herramientas, es decir, solo existe el “”mi expectativa está dictada por mis hábitos“, da igual si eres millennial o de otra generación, el asunto es que si ya fuiste “tocado” por una herramienta, tu hábito espera una experiencia congruente con la inmediata anterior”

Justino

Ese día hablamos mucho, tenía un buen tiempo sin vernos, nos pusimos al corriente en muchos aspectos, me contó Justino sus puntos de vista acerca de Transformación Digital, hablamos de esto largo y tendido, me dejo realmente perplejo como “entiende” la transformación digital y la base de esta.

Un punto que admiro de Justino, es su capacidad de sintetizar y poner taxonomía a su quehacer, simplifica y reflexiona para acto seguido: EJECUTAR.

Me parece tan importante todos estos temas, que haré artículos de como le va en su transformación digital.

Me auto nombro ahora mismo como “El Divulgador Financiero” por qué me gusta y apasiona esta industria.

Muchas gracias por leerme, te mando saludos amigo Justino cuando lo leas y a tí también por supuesto.

Por cierto, cualquier parecido con la realidad o alguna conversación … doy fe que es mera coincidencia.